Bestiario: La Curuxa (Animales Literarios)

La curuxa, coruxa o coruxu- lechuza en castellano- es un ave nocturna muy habitual y con gran presencia en los pueblos asturianos donde también se la conoce como cudongu, guaxa, nétova, nuética y tubeca. Son grandes cazadores de hábito nocturno y solitario. Fiel inquilina de campanarios, desvanes, graneros, edificaciones abandonadas y troncos huecos, que vive generalmente en lugares habitados siendo la principal agente desratizadora en los pueblos.

Hay una creencia generalizada en Asturias de que su presencia cerca de una casa presagia la muerte. Cuando la curuxa canta, como otras tantas cosas misteriosas y de mal agüero, es un pequeño duende que quiere hablarnos de algo que no entendemos. Muchas personas de Caravia, Colunga, Gijón o Siero aseguran que su canto dice "cavar, cavar" avisando que se prepare la fosa para el inminente fallecido. Contradictoriamente, en la propia cultura occidental, también son símbolo de sabiduría, felicidad, y buena suerte.

La lechuza es el animal de Palas Atenea. Pájaro cazador y nocturno, símbolo de la diosa de la muerte sangrienta. La Atenea primitiva que aparece en la Ilíada es una divinidad guerrera amante del campo de batalla.



La Curuxa.
120 x 120 cm
Técnica Mixta sobre lienzo


LA GUAXA Y LA CURUXA. EL MITO DEL VAMPIRO EN ASTURIAS.

La guaxa o carpia es descrita como una anciana vampiro que en las noches penetra por las cerraduras o las rendijas de las puertas para clavar su único diente y succionar la sangre de sus víctimas que poco a poco languidecen y enferman con el transcurso sel tiempo. 

Durante el día se esconden agazapadas, con forma de curuxa dicen algunos, en cuevas o en los troncos de los árboles. Generalmente invisibles, pero si dejan ver su aspecto una figura delgada y encorvada te mirará con ojos de búho.

La tradición asturiana señala que el remedio contra la guaxa es el uso del amuleto de la cigüa (mano negra de azabache) muy usado desde la antigüedad en Asturias. También la quiastolita o piedra de San Andrés, que se encuentra en la zona occidental de la costa asturiana. Dicen las leyendas que esta roca es capaz de expulsar a las brujas y demonios. Un antiguo remedio en las aldeas astures era hacer un preparado de alicornio y dárselo a tomar en la noche a la posible víctima de la guaxa.

El mito del vampiro asturiano fue descrito por primera vez en la literatura por Rogelio Jove y Bravo, aunque algunos autores consideran que es una concepción moderna de la bruja y no de la tradición medieval de los "chupa sangre". Cuando preguntas en los pueblos de Asturias sobre la guaxa la respuesta es unánime. Se trata de un ave nocturna, una lechuza, una especie de bruja, mitos que siempre estuvieron presentes en el imaginario popular europeo.

Ser cautos porque por donde pasa un soplo de aire pasa la guaxa.


"LA CURUXA CANTÓ Y ESTI CUENTU SE ACABÓ"


Comentarios

Entradas populares