Poe Transfigurado por Carlota Suárez García

Los dominios del cuervo ya están aquí. El 30 de noviembre de 2018 a las 20:00 horas se inaugura "Animales Literarios. Poe Transfigurado" en la galería Aristas (C/ Juan XXIII Nº9 de Gijón- Asturias). "Animales Literarios" recorre el mundo de las letras, la poesía, la narrativa... fusionando obras destacadas de la literatura universal con el contexto cromático y la íntima reflexión del mundo a los ojos de Vijande, resaltando la importancia de los animales en la literatura como sujetos y unidades básicas de ejecución creativa. En "Poe Transfigurado", Vijande, interviene sobre la realidad material del proyecto expositivo aplicando una experiencia visual y literaria generada por la tecnología, en la que el espectador percibe una mezcla de las dos realidades. Cada obra que compone "Poe Transfigurado" lleva asociado un código QR. Al escanear uno de esos códigos, utilizando el teléfono inteligente, smartphone o tablet con acceso a internet, se obtiene un acceso inmediato a su contenido. Este contenido está formado por la obra literaria de Edgar Allan Poe y la información técnica de la obra.

Pero ¿qué es transfigurarse?

De Poe, Vijande, aprendió que la alegría y la tristeza son caras de la misma moneda. Ser consciente de una injusticia o una calamidad, ver como los que deberían defenderte no lo hacen, sino que te intentan herirte con sus formas activas o más pasivas, ser consciente de la inestabilidad del contexto a nuestro alrededor y, sin embargo, asumir una actitud valerosa, eso, eso el la transfiguración y transfigurarse es un acto heroico. 

Explicar una colección de lienzos tan íntima y personal es complejo. Pero hay heroínas con tinta en las alas que saben aquello que decía Edward Bulwer- Lytton "La pluma es más poderosa que la espada". Carlota Suárez García lleva más de veinte años utilizando su poderosa pluma. Además de haber participado en algunas antologías poéticas con varios autores, Carlota ha publicado, bajo el pseudónimo de Lucía Sugar, dos libros de relatos. El primero, "La Vida es Cuento" en 2014 y "Tinta en las Alas" en 2016 gozando de excelentes críticas. En 2017 publica "TINTA. Una muerte inexplicable", su primera novela, donde Carlota nos hace partícipes de una intriga absolutamente adictiva y con una historia profunda y de calidad.

En "Animales literarios. Poe Transfigurado", Carlota, desenvaina su espada de tinta y nos introduce en esta enigmática exposición usando el arma que maneja con destreza, las PALABRAS. Aquí os dejamos con "Poe Transfigurado" de Carlota Suárez García, el texto que inicia el catálogo de esta exposición.



@carlotasuarezgarcia @carlorasuarezgarciaescritora

POE TRANSFIGURADO

Hemos crecido escuchando eso de: "una imagen vale más que mil palabras", pero nadie nos ha hablado nunca de esas mil palabras, de los cientos de miles de palabras, que nutren a los artistas responsables de que esas imágenes vean la luz. Para ser más exacta y hacer justicia a la magia de la paleta y los pigmentos, para que sea la propia luz la que haga visible los matices y el concepto.

Imaginad un escritor. Se trata de un tipo arrogante, muy arrogante. Es un hombre torturado, taciturno, deprimido... como suponemos que debe ser un escritor. Lo tratan de oscuro y misterioso, porque así son sus cuentos y poemas. Así es su única novela, negra, muy negra... Aquí está, Edgar Allan Poe, el MITO.  

Imaginad un compositor. Es un hombre valiente, que se atreve a disolver por completo la tonalidad y crear un sistema nuevo. Podríamos tacharlo de controvertido, puesto que lo critican con ardor quienes rechazan su línea de trabajo, y también aquellos que la comparten. Aquí tenemos a Arnold Schoenberg, un tipo que acabó detestando a los pintores desde que su esposa su fugó con uno, y que curiosamente,- dadme una líneas más y os desvelaré como- le marcó el ritmo a uno de ellos para conseguir una colección de imágenes de las que valen más que mil palabras, más que cien mil, más que un millón...

Ahora, imaginad un pintor. Es un artista comprometido y con el ego justo para cubrir la base del talón- ¿os extraña? Aquiles lo entendería y cualquier artista que haya caído en picado desde la torre más alta también-. Su pasillo está lleno de óleos y caballetes, a sus lienzos se pegan, de vez en cuando, algún que otro pelo de Amy o Pi- ¡que textura, que relieve!- y siempre tiene al menos un libro sobre la mesita. Él es ANDRÉS VIJANDE, al que tengo el inmenso orgullo de presentar, a través de una de sus herramientas de trabajo en este POE TRANSFIGURADO, la palabra.

Como último ejercicio de imaginación, acompañad a Andrés Vijande a las Islas Británicas. Hemos transitado por carreteras y caminos durante varios días y varias noches. El pintor no viaja, en esta ocasión, ligero de equipaje sino que arrastra un peso en su interior que no consigue aligerar. Escuchad... es una versión celta de "La Noche Transfigurada", de Schoenberg. Nunca le gustó, le parece un poco estridente pero, por algún motivo, las notas penetran en su canal auditivo para hacerlo retroceder, a través de recuerdos casuales, unas millas. 

El retrato de Poe lo ha observado desde una vidriera, los cuervos, ahora se da cuenta, lo han acompañado durante todo el viaje, como la angustia instalada en su alama de la que aún no se ha liberado... Nuestro pintor piensa en Leonore, un poema cuya calificación de maldito no comparte, pues habla de esperanza y liberación. Susurra el párrafo en el que se acusa al prometido de Leonore de no llorar la muerte de su amada: -"(...) y tú Guy de Vere, ¿no tienes lágirmas? (...)"- y piensa que es precisamente ahí, en las lágrimas no derramadas de Guy de Vere y en las propias, donde se esconde la pintura que cubrirá su paleta para hacer posible el catálogo que tenéis entre las manos. POE TRANSFIGURADO.

Conocí a Andrés Vijande en la presentación de un cuaderno cultural, en el que se presentaban, además, algunos de sus paisajes urbanos y me sentí irremediablemente atraída por su luz. Podría ver una escena nocturna, invernal, lluviosa... pero siempre había un semáforo, una farola, los focos de un taxi, un neón... Andrés Vijande es esa luz y en POE TRANSFIGURADO va más allá, porque ha conseguido desmitificar el mito añadiendo ocre al negro, luz a la oscuridad.

El mito de Poe nos ha convencido de que tras la muerte, el cuervo transporta el alma a la tierra de los muertos y sin con ella se lleva una profunda tristeza ese alma no podrá descansar. ¿Y si existiera una raza de cuervo especial?, una raza que no se llevara la tristeza de los muertos sino la de los vivos... En POE TRANSFIGURADO, quizás podáis descubrir ese cuervo. 

Carlota Suárez García 
Escritora



@aristas.bellasartes

Comentarios

Entradas populares