Animales Literarios. Poe Transfigurado: Entre el Mito y la Realidad

" La mayor dificultad de Poe como poeta estriba en el contraste entre los muchos problemas y experimentos poéticos que le interesaban y el tiempo que podía dedicar a cada uno. Para que el resultado responda a la intención (...), el escritor tiene que ejercitar la mano en una continua práctica. El prosista que ha de ganarse la vida con su oficio posee una ventaja: que en el constante aprendizaje de su oficio, incluso el trabajo puramente alimenticio le resulta útil; por desgracia, no hay un ejercicio parecido a disposición de los poetas sin dinero"

W.H. Auden

Hace unos tres años, con el objetivo de unir la literatura universal y la pintura, comencé a gestar "Animales Literarios". La idea estaba clara, llegar a la unidad básica de textos que por alguna razón tenían de protagonista o en su defecto, gozaban de gran importancia en la historia insectos, aves, mamíferos, reptiles... toda esa fauna que puede aparecer en obras de Borges, Cortázar, Saint- Exupéry... Era un momento perfecto. Dejaba un poco de lado las grandes urbes, el asfalto y los neones de las ciudades de mis cuadros, para que el óleo tornase a tinta. Pero el destino, dicen, es caprichoso. A veces, la vida, altera el orden de las cosas y un contexto personal puede hacer replantear el punto de partida. Y así fue. Apareció Poe, la leyenda, el mito y con él, su Cuervo. Los animales literarios sufrieron su primera modificación y llego el subtítulo "Poe transfigurado". 

Mucho se ha escrito y dicho sobre la obra y, especialmente, sobre la vida de Edgar Allan Poe, pero a menudo ha sido solo con el fin de alimentar una leyenda. No es extraño, sobre todo teniendo en cuenta que el propio autor abonó el camino. Sin ánimo de plasmar "la biografía" del misterioso escritor, su turbulenta vida y sus raras decisiones, me gustaría contaros su historia a grandes rasgos. 


Poe. 60x80 cm. Técnica mixta sobre lienzo

El mismo año 1809, en el que nacían figuras tan sobresalientes como Darwin, Lincoln, Meldelson o Larra, nacía Edgar Allan Poe, probablemente el 19 de enero. Digo probablemente porque, aunque la mayoría de biógrafos actuales dan ese como día de su nacimiento, hasta ahora no se ha hallado certificado alguno. Dicha fecha, figura en una nota hallada en la Biblia de la familia Allan, depositada en el museo Valentine de Richmond. En ella se lee: "William Henry Poe nació el 30 de enero de 1807; Edgar Allan Poe nació el 19 de enero de 1809". Ubican su nacimiento en Boston, Massachusetts. 

Edgar era el segundo hijo de una pareja de actores, Elizabeth y David Poe. Su padre abandonó muy pronto la familia, y su madre falleció poco después, quedando el pequeño Poe al cuidado de esos Allan de los que procede el apellido incrustado en su nombre. John y Frances Allan, un próspero matrimonio de Richmond sin hijos, habían ayudado a Elizabeth Poe en sus últimas semanas de vida. 

Pasó cinco años de su infancia en Inglaterra y Escocia con sus padres adoptivos, y luego prosiguió sus estudios en Virginia. Tras el último curso en la universidad, Poe, comenzó a tener deudas derivadas del juego y el consumo de alcohol lo que le obligó a probar suerte en el ejército. En julio de 1830 entra en la academia militar de West Point donde no llegó a permanecer ni siquiera un año. En 1827 había publicado su primer poemario, Tamerlán y otros poemas, versión que posteriormente se amplia en 1829. 

En septiembre de 1835, contrae matrimonio en secreto con su prima Virginia cuando esta contaba con solo trece años de edad. Durante el matrimonio, Poe, colabora en varias revistas de Filadelfia que le granjearon el favor del público. En 1842 su esposa, comienza a manifestar tuberculosis y un Poe atormentado y refugiado en la bebida empieza a concebir "El Cuervo". Durante meses, la idea del poema fue desarrollándose en su cabeza, y en el verano de 1844, en Bloomingdale, paraje que contrasta con el narrado en el poema, los versos brotaron con fluidez. El 29 de enero de 1845 el poema aparece en un periódico neoyorquino, de forma muy celebrada, lanzando a la fama a su autor. Desde ese momento las revistas y la alta sociedad comenzaron a aclamar a Poe. 

Virginia fallece en enero de 1847 en la pequeña casa que tenía el matrimonio a las afueras de Nueva York. El propio final de Poe no tardó en producirse. En 1849 partió hacia Filadelfia en lo que debía ser un viaje de negocios. Fue hallado casi una semana después, inconsciente, en las calles de Baltimore, donde murió, tras cuatro días de delirium tremens provocados por el alto consumo de alcohol. Esta es la versión oficial de la muerte de Poe, pero existe un gran debate y diferentes versiones en la actualidad, que sin duda, agrandan la sombra del mito. En su soneto sobre Edgar Allan Poe, Borges escribe:

" Como del otro lado del espejo/ se entregó solitario a su complejo/ destino de inventor de pesadillas".

Sobre su obra narrativa y poética se ha hablado, y se sigue hablando, tanto o más que de su vida. Poe se alza en la historia de la literatura como una figura que no solo se aprecia por los logros alcanzados, sino por su fecundidad como autor y las emociones que causa. Su huella es doble y enorme, no solo por su única novela, o por los ensayos que le hicieron ganar el respeto del periodismo. Como narrador es el precursor de relatos de terror, científicos y policíacos, desarrollando y creando modelos. Como poeta tuvo una enorme influencia como antecedente del segundo romanticismo, el simbolismo. 

La sombra de Poe llega sobre todo a Europa y al Río de la Plata en Argentina, no solo en Borges sino en sus traductores: Cortázar, Obligado, Lugones... En España Juan Ramón Jiménez acarició la idea de traducir la poesía de Poe, antes de la Guerra Civil. 

El propio Poe cultivó como nadie el que se consideraba su tema principal: la muerte de una mujer hermosa, como ocurre en "El Cuervo" o "Annabel Lee", que forman ya parte del repertorio vivo y memorable de muchos de nosotros como lectores. Sobre el carácter fallido de sus dos primeros poemas "Tamerlán" y "Al Aaraaf", algunos biógrafos, afirman que la poesía de Poe venía marcada por la falta de tiempo. Tiempo libre para componer versos desatendiendo tareas más apremiantes y necesarias para sobrevivir, pero también la falta de sazón, madurez, pues, a pesar de la superchería que difundió el propio Poe sobre la datación de sus ejercicios poéticos, no son esos poemas precozmente infantiles sino juveniles, faltos aún en experiencia y decantación. Poe escribió versos más conmovedores que los de "El Cuervo", pero acaso ningún poema suyo iguale a este en madurez expresiva. Se trata de un cuerpo vivo, orgánico, al que todas sus partes son necesarias, como lo son las alas para el cuervo. Él lo sabía, y por ello escribió el ensayo "Filosofía de la composición", en el que habla del proceso de redacción de "El Cuervo", exagerando, muy probablemente, su papel de frío estratega. 

Neilson Poe, primo de Edgar, en una carta dirigida a Maria Clemm cuatro días después de la muerte del escritor, apuntaba que ni él mismo había sido capaz de conocer, por más que había indagado, las circunstancias que rodearon la vida y muerte de su primo, y eso que nadie había estado más cerca de él durante los días que permaneció internado en el hospital . A pesar de las distintas explicaciones y suposiciones sobre la vida y muerte de Edgar Allan Poe, estas continúan siendo un misterio. 

Volviendo al tema inicial, "Animales Literarios. Poe transfigurado", podría resumirse como un viaje. Un viaje de autoconocimiento, de expansión y de transfiguración, que ni empieza, ni acaba. Que guarda un secreto:

"... y me hice profuso, múltiple y quebradizo, como el plumaje del cuervo. Temeroso e inquieto alcé el vuelo sobre las grietas para alejar el dolor. Y así la transfiguración reescribió una historia..."

¿Y tú? ¿Ya has alzado el vuelo?



Comentarios

Entradas populares